lunes, abril 17, 2006

Una botella de ron

Hace ya seis u ocho años, no recuerdo, que por estas fechas visitamos Tapia de Casariego -un pueblo costero asturiano minúsculo en la zona donde ya se intuye Galicia- con motivo de una prueba del Campeonato Mundial de Surf; pero no nos malinterpreten, no: a nosotros el surf nos da igual, no tenemos bonita ropa playera ni rastas ni un bronceado estupendo -mi tez es aceitunada ya de nacimiento, un poco gitana, un poco iraní-, de hecho en esta larga sucesión de visitas aún no hemos visto a nadie cabalgando las olas en la playa ni una sola tabla de surf; a nosotros lo que nos llama es lo mismo que nos mueve siempre: el bullicio, la fiesta, la congregación de multitudes en los bares del puerto cuando la noche todopoderosa -porque la noche es más noche a la orilla del Cantábrico- cubre al pueblo indefenso. Lo demás es mera excusa.

Nos hospedamos siempre en una pequeña casa marinera encaramada a lo alto de un acantilado y propiedad de A, los ventanales del salón -del suelo al techo- dan al abismo, a un mar inmenso, a un cielo también inmenso y allá abajo, a unos cincuenta metros, las olas golpean furiosas contra las rocas, y el mar se rompe violentamente, la casa tiembla y la madera cruje, es como un barco esta casa, llena de motivos navales -los nudos marineros, los salvavidas, los catalejos, los ojos de buey en la habitación del tercer piso-, solo le falta balancearse de un lado a otro mecida por las olas, o separarse algún día de la costa y emprender el viaje mar adentro hasta dejarnos sorprendidos en el medio del mar o encallados en una playa perdida de la isla de Irlanda.

Cuando empezamos a hacer este viaje, después de la adolescencia, en la primera juventud, llámenlo como quieran, nos plantábamos en la casita hasta veinte o más personas (o personitas), utilizábamos todas las superficies para dormir, casi no cabíamos -la casa tiene cinco camas y un par sofás- y algunos tenían que dormir en el suelo, nos chocábamos en el pasillo y las escaleras, había cola en el baño y no cabíamos en la cocina; éramos jóvenes y cantábamos y las escapadas de casa de mamá eran nuevas y excitantes. Ahora ya solo vamos un puñado, seis o siete, y todos tenemos lugar donde dormir. La otra noche cuando el cielo se puso negro los ventanales del salón dejaron de mostrar el mar revuelto para mostrar nuestro reflejo bajo la luz amarilla, y nos vi allí, otro año más, los supervivientes, más cansados -casi no salimos de casa-, con más barba y menos pelo, como viejos piratas, quizás igual de contentos: hubo pulpo, hubo risa, y hubo cachopo (hablaré del cachopo otro día), y tomamos cerveza y pusimos discos chachis (y mucha música mala) y tuve hipercloridia y tomé Almax de 1 gramo en forma de pastilla masticable (que es como un asqueroso Sugus con sabor a menta que me salvó de sufrir el rigor de la acidez provocada por vasos de ron y latas de fabada, ya ven que triste, latas de fabada en plena Asturias) y al final nos volvimos a Oviedo en un domingo gris y lluvioso porque siempre que nos vamos de Tapia hace un día así, de agua y plomo, qué poético y qué bonito. El año que viene más, kowabunga!!!

15 comentarios:

rafafans dijo...

hola txe!
yo también pasado unos días con colegas y churri en una casa en la que las camas dormían en camas...
Ah!yo vivía en lavapiés!era el vecino de andres, vamos puerta con puerta..
viva "el jamón" y su menú!

Anónimo dijo...

Eres retrasado mental, no hay ni dios que te aguante y por eso estás más solo que la una. Y por cierto, no eres ni la mitad de lo que crees. Y lo haces fatal, gilipollas. Y no pongo mi nombre para que te moleste más.

rafafans dijo...

vaya macarreo... para escribir cosas así mejor no poner nada... anonimo/a cobarde!

llanetes dijo...

Vaya tela con tus enemigos, deben de aburrirse mucho para escribirte esas gilipolleces en el blog...

queen lili dijo...

Madre mia, oigame puede venir a insultarme a mi también, que es que eso dá mucho caché en los blogs sabe...

Anónimo dijo...

No solo le aguantamos, le queremos, le admiramos y le defendemos.
Un besazo Txe.

Batiscafo dijo...

yo nunca puedo ir.... aunq siempre me apetece
ese anticipo de verano
no se q es

bonita descripción
evocadora
ese ron..... da más acidez el vino

Trapi dijo...

'Ahora ya solo vamos un puñado, seis o siete, y todos tenemos lugar donde dormir'. Sé lo que es eso. Esta Semana Santa hemos ido a un destino habitual al que ibamos un montón de amigos. Esta vez, sólo fuimos tres y me invadió la sensación de que podía estar ante la última ocasión, quizás la penúltima. Ya no es lo mismo y apenas queda magia.

Un abrazo.

Batiscafo dijo...

Gallego?
lo dices por Rosalía o porq lo has mirado?
jajaja
me caes bien

txe dijo...

Hola hola hola, pues espero que los que hayan tenido vacaciones las hayan disfrutado y los que no las disfruten algún día.

Y los iracundos que hallen la fuerza para dominar su ira; no se atraganten ni indigesten: no hay Allmax masticable (1 gramo) para eso.

gracias a todos, todos, besooo!

ALOMA69 dijo...

Qué casa más maravillosa, como un barco,
muy bonita comparación.

gaia56 dijo...

Chaval me gusta pasear por tu blog. Escribes superior.
Disfruté la descripción del paso del tiempo... "la otra noche cuando el cielo se puso negro y los ventanales del salón dejaron de mostrar el mar revuelto para mostrar nuestro reflejo bajo la luz amarilla"... me parece buenísima
Día de agua y plomo cuando sales de Tapia... bellas palabras

missangria dijo...

Me encantan este tipo de rituales que devienen parada obligada entre amigos...aunque se repita no deja de perder la consistencia de reunir aunque ya sean pocos, supongo que buenos amigos congregados para rememorar lazos.

Saludos.

奇堡比 dijo...

婚姻挽回
感情問題
男人偷腥
網路外遇
商業徵信
信用徵信
財產徵信
新竹徵信
新竹徵信社
債務處理
女人外遇
婚姻挽回
徵信社
捉猴
海外抓姦
離婚證人
智慧財產權
尋人討債
女人外遇
抓猴
如何找徵信公司
搜證
大陸小三
台南徵信社
高雄偵探社
台南偵探社

奇堡比 dijo...

新女性徵信
外遇調查站
鴻海徵信
亞洲徵信
非凡徵信社
鳳凰徵信社
中華新女性徵信社
全國新女性徵信社
全省女人徵信有限公司
私家偵探超優網
女人感情會館-婚姻感情挽回徵信
女子偵探徵信網
女子國際徵信
外遇抓姦偵探社
女子徵信社
女人國際徵信
女子徵信社
台中縣徵信商業同業公會
成功科技器材
女人國際徵信社
女人國際徵信
三立徵信社-外遇
女人國際徵信
女人國際徵信
大同女人徵信聯盟
晚晴徵信