miércoles, abril 13, 2011

Las simpáticas cabritillas y la bohemia



Abajo están los Fraguels. Siempre.

Nos mudamos a la Plaza de San Miguel, aledaña a la Plaza Mayor, hace casi un mes. Para quien no conozca el centro de Madrid (¿acaso existe algo fuera del centro de Madrid?), diré que en la Plaza de San Miguel, donde ahora, hace casi un mes, vivimos, está el Mercado de San Miguel. El Mercado de San Miguel, con su arquitectura modernista, era antes un mercado de abastos tradicional, donde uno podía comprar vegetales, carne o pescado a buen precio, en un ambiente castizo y popular, algo destartalado. Ahora, en el Mercado de San Miguel se puede comprar vegetales, carne o pescado, pero por un precio centuplicado. Lo que más se vende, sin embargo, son ostras y champán. Porque ahora, el Mercado de San Miguel, es un mercado delicatessen y no un mercado de abastos tradicional, y en vez de señoras con carritos estampados a cuadros y señores enjutos acodados a la barra del bar con un mondadientes asomando entre los labios, hay turistas, y pijos, y turistas pijos. Cuando bajo cada mañana les veo el culo, están en el mercado bebiendo vino y comiendo jamón caro, en un eterno aperitivo ajeno al discurrir del tiempo. Al anochecer toman ostras y champán como si el mundo fuese una fiesta. Este fenómeno urbanístico es lo que se llama gentrificación, pero de eso ya hablaremos, queridos amigos, otro día.

Los pijos, los turistas, los turistas pijos, no son los Fraguel. Los Fraguel son una banda de homeless borrachos que se pasan el día bebiendo cerveza y bricks de vino barato en los aledaños del Mercado de San Miguel, tratando de sacarle algo a los distinguidos clientes. Luego se lo beben todo y lo mean alrededor de mi portal, que siempre huele a pis con solera. Están siempre ahí, de cháchara, con bolsas de viaje, arrugas negras, chupas de cuero, muletas. Obviamente, me siento más cerca ideológicamente de los Fraguels que de los gentrificadores, aunque aún no hemos trabado verdadera amistad más allá del "no, no tengo suelto".

El otro día me tocó cubrir para mi periódico una cosa que se llama La Ruta de Max Estrella. Para quien no lo sepa, se trata de un recorrido nocturno por los lugares en los que se desarrolla Luces de Bohemia, de Don Ramón María del Valle Inclán. En cada parada, un personaje de la cultura, escritor, poeta, dramaturgo, fotógrafo, actor, o lo que sea, se sube a una precaria escalerilla y da un breve discurso sobre la importancia de la bohemia, de la vida marginal, de la poesía, del anarquismo de Mateo Morral, que desde un balcón de la cercana calle Mayor atentó contra Alfonso XIII el día de su boda lanzándole un ramo con una bomba dentro. El caso es que una de las paradas es la Plaza de San Miguel, y allí paramos. El catedrático de turno se subió a la escalerilla empezó a hablar, rodeado de unas 300 personas expectantes. Entonces, uno de los Fraguels, uno con muletas que no falla nunca, se levantó de su mugriento portal y gritó “¡Maricón!”, “¡Maricón, vete con San Judas Tadeo!”. Así todo el rato. Mucha gente del público se ofendió y le mandó callar. No se daban cuenta de que ese Fraguel, todos los Fraguels, son los verdaderos bohemios de hoy en día, el Max Estrella de la obra de Valle que veníamos a homenajear. Qué bonita es la bohemia vista desde la butaca de un teatro, qué poco nos gusta cuando se mea en nuestros portales. Yo, por supuesto, estaba mucho más cerca ideológicamente de aquel Fraguel que del catedrático que arengaba a las masas desde su improvisado púlpito.

Y luego están las simpáticas cabritillas. El centro de Madrid es un zoo humano y una de las piezas más notorias son las cabritillas psicodélicas que están en Plaza Mayor. ¿A quién se le habrá ocurrido tales personajes? Con su simpleza e ingenuidad se ganan el corazón de los viandantes que les dan monedas solo por abrir y cerrar la boca frenéticamente, acompañando la gracia con movimientos espasmódicos. Descubrí, para mi sorpresa, que dentro de estos entrañables seres del mundo de la fantasía, se esconden unas gitanas muy pequeñas y muy feas, muy arrugadas y despeinadas, que parecen estar siempre de muy mala hostia. Dan un poco de miedo. Quién lo iba a decir, ese salto del exterior fantabuloso a la sucia y triste realidad de esas tipejas. Yo, por supuesto, estoy más cerca ideológicamente de la simpática cabritilla que de la horrenda mujer que lleva dentro. Pues así, con todo.

14 comentarios:

Sociedad de Diletantes, S.L. y Casilda García Archilla dijo...

Buenísimo

Meme dijo...

Madrid nunca dejará de ser bohemio, eso es lo bueno y lo malo de Madrid. Y que tú estés en ella, es toda una sorpresa.

Javier Divisa dijo...

Ahora parece que Gallardón quiere refugiar a la bohemia en un establo social. Qué acojone con las cabras ésas. Por lo demás, cojonudo.

Sergio dijo...

que no nos quiten las cabras!

Lalaith dijo...

Dios, cómo ODIO la cabra esa que has sacado en la foto. Eso y los que venden los pitos en Navidad me disparan la agresividad, grrrrrrrr.

Sergio dijo...

no tiene usted corasao

Jezabel dijo...

Mha gustao un montón,
besos

Dr. Raposo dijo...

Sr. Peligro:

escribe García Márquez en el prólogo de los 'Cuentos' de Hemingway (Lumen, pasta dura) sobre el autor y los mismos:

"En la entrevista histórica [...] enseñó para siempre -contra el concepto romántico de la creación- que la comodidad económica y la buena salud son convenientes para ecribir [...]".

En fin: me gustaría ver qué sería de los Fraguel si todos tuviésemos la misma educación, dinero y oportunidades (y en el hipotético caso de que la herohína no hubiese acabado con todos ellos). ¿Existirían los Fraguel, y por extensión, la 'bohemia'?

Para entendernos y situarnos (y ganarme, de paso, su simpatía), decirle que yo también camino (y eso que procuro no moverme del sofá) más cerca de los subversivos Fraguel que de cualquier académico o institución; pero qué quiere que le diga...

¡Que vivan las ostras y el champán!

PD. Yo siempre digo que si me tocase una lotería (echo tres sencillos de Euromillones religiosamente todas las semanas), me pillaría una habitación en París y llenaría la bañera de champán del caro; eso sí, en vez de ostras, me pediría una pizza, como hacían Menem y Maradona cada vez que quedaban para 'tomar algo'

Sergio dijo...

yo tengo un amigo que llenó su bañera de leche y chococrispis. Parece barato, pero 80 litros de leche cuestan unos 80 euros. Más varias cajas de los cereales.

Luego se metió desnudo y se grabó un video que siempre se empeñaba en enseñarnos.

Clara dijo...

Has visto la estatua de Ícaro? Se ve desde la plaza, pegando a la calle Mayor. No he visto muchas más esculturas apoyadas en su nariz...

txe dijo...

no, la miraré

clara dijo...

Una pistilla, está en una azotea. Es verde, como de óxido de cobre, supongo que algún tratamiento del bronce...

奇堡比 dijo...

二奶
捉姦
通姦
法律
捉猴
偵探
離婚
尋人
劈腿
第三者
監護權
贍養費
包二奶
婚外情
徵信所
徵信業
不倫戀
離婚證人
法律諮詢
感情挽回
私家偵探
外遇調查
大陸抓姦
徵信器材
背信
不忠

奇堡比 dijo...

新女性徵信
外遇調查站
鴻海徵信
亞洲徵信
非凡徵信社
鳳凰徵信社
中華新女性徵信社
全國新女性徵信社
全省女人徵信有限公司
私家偵探超優網
女人感情會館-婚姻感情挽回徵信
女子偵探徵信網
女子國際徵信
外遇抓姦偵探社
女子徵信社
女人國際徵信
女子徵信社
台中縣徵信商業同業公會
成功科技器材
女人國際徵信社
女人國際徵信
三立徵信社-外遇
女人國際徵信
女人國際徵信
大同女人徵信聯盟
晚晴徵信