martes, julio 03, 2012

El fútbol es así


En los últimos días, con el furor rampante de la Gloriosa Eurocopa conquistada a sangre y fuego por la Selección Española, ha sido común oír la cantinela de que ya vale de alegrarse de tal menudencia cuando este país está siendo financieramente rescatado y buena parte de los bosques valencianos han sido reducidos a cenizas, de manera idéntica que los servicios públicos, también conquistados a sangre y fuego durante décadas de luchas diversas y de los que poco parece que va a quedar. Tanto que un usuario de Facebook (intuyo que futbolero y de izquierdas) se quejaba de que algunos izquierdistas denuncian la actitud de los futboleros como banal y, lo que es peor, derechista. Extremo que, visiblemente indignado, rechazaba de plano. La cuestión que se plantea es interesante, y también algo estúpida: ¿es el fútbol de derechas?

Vaya por delante que a mí el fútbol me resulta harto indiferente, aunque a veces me desespera saber que tendrá una presencia constante en mi vida hasta el día en que muera, y otras veces, en grandes (y heroicos) eventos como ante el que nos encontramos hace unos días, vea los partidos, aunque solo sea como excusa para obtener una dosis de adrenalina o para beber (como si faltaran excusas para beber). El argumento de que no se puede disfrutar del fútbol en esta coyuntura de crisis me resulta algo calvinista: a mí tampoco me agrada el fútbol en demasía, pero siguiendo tal regla de tres tampoco saldría por las noches a pasármelo teta o dormiría la siesta después de los trágicos telediarios, sino que dedicaría todos mis esfuerzos a luchar contra la recesión o, al menos, a reflexionar sobre ella. Y ya le echo mi tiempo…

Bueno, entonces deberíamos empezar definiendo lo que es izquierda y lo que es derecha, pero como ustedes habrán visto Barrio Sésamo o alguna peli española sobre la Guerra Civil y, además, esto no es un sesudo tratado filosófico o un blog de crítica literaria, nos saltaremos este paso. Por lo demás, supongo que el balompié es tan de derechas como el badmington, el curling o el tennis: o sea nada de derechas, simplemente es una actividad deportiva, los tan cacareados “22 tipos que corren en calzones detrás de un balón”. Músculo, hueso, cuero, y una miguita de cerebro para coordinar los movimientos. Ni siquiera el pádel es intrínsecamente de derechas, y ya es decir.

Por lo demás, ¿qué se puede objetar a la práctica deportiva? Mejora la salud y el estado de ánimo, alarga la vida, fortalece las vísceras y es un buen modelo para nuestra juventud. La selección española está formada por un grupo de buenos chicos, esforzados y empáticos, sin ningún ego sediento de protagonismo, como bien se han encargado los medios de comunicación de grabarnos en la cabeza. Son como los grandes castigos: ejemplarizantes. Trabajo, sudor, humildad, así es la Selección Española, ¡qué diferente a España! ¡Si parecen suizos! Así que nada, a este respecto todo está OK con el fútbol.

Lo que puede ser banal, o de derechas, en todo caso, es la “cultura” del fútbol (por decir algo), o su “espectáculo”, todo aquello que lo rodea: las masas enfervorecidas, los periodistas deportivos, las caras pintadas, los UltraSSur, el Butanito o, qué se yo, las juntas directivas. Desde luego el mensaje del fútbol es más de confrontación y rivalidad, por mucho que se empeñen algunos, que de emancipación y fraternidad universal. Así que…  ¿qué se le puede objetar al fútbol?

Que es irrelevante, en el sentido de que no tiene ninguna trascendencia palpable en la situación de la sociedad o de las personas. La economía o la política, incluso la cultura, emana de, e influye en, los individuos y en la sociedad en su conjunto, cambiando las condiciones de vida, para bien, para mal o para lo mismo. Los resultados deportivos son triviales: nada cambiará en la vida de un ciudadano de a pie o en un país porque gane un equipo u otro una competición u otra. Habrá quien diga que los triunfos de un equipo pueden insuflar coraje y ánimo en una sociedad, que me expliquen entonces como una sociedad tan derrotada y ninguneada como la española puede albergar una selección nacional tricampeona.

El futbol es, además, gregario y arbitrario. No hay razones para ser de un equipo u otro. Lo normal es que uno sea del equipo del sitio en el que nació, aunque luego la mayoría de los jugadores sean de fuera. Cuando tu equipo local no se come una mierda, pues nada, se hace uno de otro y listo. En España todos somos o del Madrid (estos, según la sabiduría popular, son más de derechas) o del Barça. Hay quien dice que el Real Madrid de Mourinho es intrínsecamente de derechas, por su forma de jugar, y el Barça de Guardiola, de izquierdas. Algo de esto dijo también Vázquez Montalbán antes de morir. El fútbol es la continuación de la política por otros medios. Y la política es la continuación de la guerra por otros medios. Luego, el fútbol es la continuación de la guerra, en pantalón corto. Pero en fin… La mayoría de las personas son de un equipo porque lo “han mamado desde pequeños”, porque su familia era de ese equipo de toda la vida, la abuela, el abuelo, el tío Alberto, que en paz descanse. Esto es también irrelevante, la verdad, lo preocupante es cuando se eligen religión o tendencia política de la misma manera, porque sí y sin atender a razones o neuronas. Como si fuera el fútbol.

Otra crítica que se le hace tradicionalmente al deporte rey es que ocupe el papel de circo actual en aquel “pan y circo” con el que los emperadores romanos narcotizaban a las masas. Lo cierto, y esto nadie lo puede negar, es que aquí se presta demasiada atención a las cuestiones balompédicas. El espacio que se le dedica en los informativos es completamente desproporcionado (recordemos que el fútbol, en realidad, solo influye realmente en las cuentas de los clubs de fútbol y en los negocios periféricos, de los que forman parte, claro, los propios medios de comunicación), y no deja de ser algo descorazonador que el diario más leído de este país sea el Marca. ¿Qué coño importa la actualidad futbolística de un martes? Lo peor es que también ocupa demasiado espacio en la mente de los ciudadanos, ya de por sí bastante estrecha.

Si la vía correcta es la del dominio de las bajas pasiones, el fútbol tampoco parece muy ejemplar: frecuentemente se ve violencia verbal o física en los estadios, o fuertes disturbios después de los partidos, además, sin ningún sentido, por puro, nunca mejor dicho, “deporte”. Además, la pasión futbolística se le suele atribuir a la gente inculta, cosa del todo falsa pues futboleros, desgraciadamente, se hallan hasta en las mejores familias. El escritor Javier Marías, el periodista Enric González o el líder de Los Planetas, J, son reconocidos futboleros y no son en absoluto sospechosos de indigencia mental. Pero se me hace raro ver como se le saltan las lágrimas a personas inteligentes cuando su equipo (luego “ellos”) han perdido un partido o un título, qué quieren que les diga.

Pero bueno, como digo, no seré yo quién le quite el disfrute al personal. Si les gusta el fútbol disfrútenlo con mesura y moderación. Que ya saben que el fútbol es asín. Como un toro.

6 comentarios:

Liber dijo...

Buena reflexión chaval. Me ha gustado especialmente la hipotesis de que el fútbol puede ser una continuación de la guerra. Hace meses le plantee algo parecido a un aficionado al furgol típico (rebelde, culto y con coco) y por poco me descuartiza verbalmente (vamos, que me llamó gilopollas sin emplear la palabra ). Supongo que este asunto tiene diversas explicaciones sociológicas, pero he terminado hasta el coño de justificar mi antipasion futbolera y de jucios por colgar informaciones en facebook que pudieran ensombrecer el triunfo y a los héroes.

Liber dijo...

Pequeña corrección : quise decir aficionado ATIPICO

Txe Peligro dijo...

héroes con pies de barro, nunca mejor dicho

Javier Divisa dijo...

Por un lado me gusta tu artículo, y por otro, vergüenza y pena de que medio país sea del Barcelona y medio del Madrid, cuando lo bonito es ser del equipo de tu ciudad, y de esta manera todo estaría más repartido, las televisiones, los ingresos, y no este puto monopolio a repartir entre dos clubes que yo personalmente detesto.

奇堡比 dijo...

桃園徵信公司
雲林徵信公司
徵信社公會
徵信社尋人
徵信社工作
商業間諜
抓姦委託調查
外遇徵信社
結婚週年
第三者背景
夫妻
外遇抓姦
澎湖徵信社
豪門婚姻
貴婦
養男人
大陸徵信社
夫妻財產
澳門徵信社
淫婦
婚變
北京徵信
外遇二奶
北京徵信社
婚姻暴力
徵信達人狗仔網

奇堡比 dijo...

新女性徵信
外遇調查站
鴻海徵信
亞洲徵信
非凡徵信社
鳳凰徵信社
中華新女性徵信社
全國新女性徵信社
全省女人徵信有限公司
私家偵探超優網
女人感情會館-婚姻感情挽回徵信
女子偵探徵信網
女子國際徵信
外遇抓姦偵探社
女子徵信社
女人國際徵信
女子徵信社
台中縣徵信商業同業公會
成功科技器材
女人國際徵信社
女人國際徵信
三立徵信社-外遇
女人國際徵信
女人國際徵信
大同女人徵信聯盟
晚晴徵信