lunes, junio 15, 2015

Mi única opinión es que no tengo opinión




Cuando era más joven disfrutaba de una meridiana claridad a la hora ver las cosas del mundo y, sobre todo, tenía una opinión formada sobre todas esas cosas, y siempre siempre siempre tenía razón. Mi ojo tenía la precisión del cirujano a la hora de descuartizar la realidad y desmontaba los argumentos de los idiotas (que eran casi todos) como quien desmonta un cochecito de Lego. Eran tiempos hermosos, de orgullo y satisfacción, en los que me erigía como el Faro Moral de Occidente. Todo era muy fácil.

Sin embargo ahora no sé si he cambiado yo o ha cambiado el mundo: una de dos, o me he vuelto más tonto o las cosas se han enrevesado hasta la pesadilla. No entiendo nada, todo son dudas, y sobre nada tengo opinión. ¿Qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Por qué? Si yo solo quiero dormir la siesta, muy tranquilito, la siesta, aquí, ahora, en la cama, porque sí. Desconfío de aquellos que tienen las cosas cada vez más claras cuando más viejos son. Uno debería morirse, en su postrer día, atenazado por la incertidumbre. Ese abismo.

Sin embargo, cada vez se opina más, y con fruición, lo que no quiere decir que cada vez se opine mejor. Antes opinaban cuatro, los que disponían de espacio en los medios de comunicación, el resto de los mortales opinaba borracho en la barra del bar, un día una cosa y al día siguiente la otra, y su opinión no llegaba más allá de las puertas de la taberna. ¿A quién le importaba? Ahora no solo el espacio en los medios y los medios en sí se han multiplicado (plagados de tertulias de todólogos), sino que todos podemos opinar al viento en esas tabernas que son los blogs y las redes sociales. Hay muchas opiniones y casi tantas cosas sobre las que opinar. Pues hoy un terremoto, mañana un atentado, al otro un resultado electoral o el dilema moral de la eutanasia o las vacunas o las prominentes posaderas de Kim Kardashian. Si los físicos hallaran la forma de obtener energía limpia de las opiniones (o del culo de la Kardashian), igual que en esas discotecas en las que se transforma la energía cinética de los bailes en corriente eléctrica para los bafles, el problema energético estaría resuelto.

Así que yo escribo hoy esto para opinar, pero para opinar que cuesta mucho opinar. Tal vez sea deformación profesional, por llevar años ejerciendo el periodismo de información, ese en el que para tratar un tema hay que consultar a los expertos de uno y otro lado y tratar de mantenerse en cierta honesta imparcialidad. Así que ahora, si me entran ganas de opinar sobre el aborto de la gallina, como me impelía en la adolescencia Manolo Kabezabolo, tiendo a pensar que más que mi modesta opinión lo valioso sería consultar a alguna clínica abortista de gallinas o a algún colectivo pro-vida (ese término malévolo) de las gallinas. Y así poner un huevo.

Por lo demás, es curioso que se valore más el periodismo de opinión que el de información: al fin y al cabo la escasez crea valor y, mientras que la información la manejan unos pocos, la opinión, como los culos, la tenemos todos. Menos yo, claro. Así, que dentro del mundo del columnismo, siempre preferiré a esos opinadores que, más que opinar, aportan una nueva forma personal de ver las cosas, una nueva luz.

Creo recordar que hace tiempo escuché a una columnista de nuestro sacrosanto El País (no recuerdo si era Elvira Lindo o Almudena Grandes, o ambas) decir que cuando le confiaron una columna semanal le costaba mucho opinar sobre distintos temas cada semana, algunos sobre los cuales no llevaba una opinión puesta de serie. Y es que, mientras que al resto de los mortales se supone que las opiniones nos brotan solas, como musgo, los opinadores a sueldo tienen que sentarse con la frente apoyada en la palma de la mano para parir una opinión en 400 palabras antes de la fecha de entrega. Así me los imagino, en la sala de partos, abiertos de las intelectuales piernas, o como el estreñido haciendo esfuerzo en la taza del váter hasta que la opinión cae sobre el agua estancada y se tira de la cadena, que es el tiempo. En cambio, los que opinan por placer en las redes sociales lo tienen más fácil: opinan cuando quieren, no cuando deben. Y cuando pasa algo muy grave, se nos pone a todos gesto de ministro y condenamos con firmeza, desde nuestro muro de Facebook, el brutal atentado.

2 comentarios:

NáN dijo...

Es que en la opinión está el gusto. ¿O era en la variedad? Yo qué sé, como ya estoy mayor me cuesta decidirme.

Oyesh, que lo que quería decirte es que me he comprado (sí, soy yo el comprador del ejemplar en Madrid en julio) y leído tu librito. En una barra de una de esas librerías con alcohol. Cada vez que me tomaba un vermú, me leía uno dos capítulos, y cuando lo terminé me hice un juicio ético a mí mismo y me pareció mal no comprarlo, ya que había usado las letras que lo componen. No es que sea el Faro de Occidente que nos va a liberar (tu librito), pero me ha gustado mucho: salía del bar-librería más animado (y no era pòr el vermú).

cristina cris.cb87cb dijo...

Buenos días, ha sido genial comenzar el día con tu artículo..
..."podría parecer que las hordas de la noche están formadas por gentes simples, dominadas por sus vicios y sus bajas pasiones, pero nada más lejos de la realidad: en los bares, en los clubs, en los after hours, encontré siempre la gente más inquieta que luego, a la luz del día, no paraba de tramar cosas brillantes. Cerebros chispeantes, también bajo la luz del sol."
yo también encontré en la noche "cerebros chispeantes" que seguían chispeando al día siguiente... lo bonito es eso no? que al menos pasadas las 8 de la mañana a quién has creído conocer (creer/entender/conocer/querer) siga siendo chispeante no sólo cuando coincides en la festa, a mi me fascina ver también como nos comportamos durante la noche, como tú la llamas la jungla nocturna, es otro espacio temporal donde investigar la conducta humana, creemos ser más libres, parece que no existen reglas, pero también da gusto ver que hay quién sí las sigue y las aplica aunque se encuentre en esa jungla. fffffff de verdad, me ha encantado tu texto, :) cristina