martes, febrero 08, 2005

La consti

He solicitado el voto por correo, yo que llevaba tanto tiempo de abstención (y de abstinencia). Y es que estoy un poco indignado con todo este asunto. Aquí se presume informar a la población y de buenrollismo cuando en realidad lo que se ha montado es un aparato propagandístico que ni el propio Goebbels habría podido diseñar, todo con la connivencia de los dos grandes partidos y de Antonio Gala. Porque esa manera de utilizar la televisión pública para gritar a los cuatro vientos lo maravillosa que es la Carta Magna utilizando los cuerpos de los famosos es de un descaro feroz. ¿Acaso se ha dado voz a los partidarios del No? ¿Es lo mismo informar que hacer campaña?

Así que voy a votar que NO, que NO y que NO. Y si se pudiese votar Ni De Coña, pues votaría Ni De Coña. Pero no estamos para radicalismos. Mi decisión se basa en los siguientes puntos que seguramente algunos considerareis ridículos y, hasta cierto punto, estrafalarios:

1. Porque nunca me fío de lo que traman nuestros gobernantes.

2. Porque la idea de Europa, así en general, no me gusta. No me gusta la idea de un nuevo Imperio para hacer la competencia a los yankees. No creo que la democracia pueda llevarse a cabo en comunidades grandes. En España vivimos 40 millones de personas, así es imposible participar en la toma de decisiones. Los que deciden son un puñado de diputados. Lo que debería hacerse es atomizar. Como el Plan Ibarretxe pero sin tanto sentimiento nacional o racial. Simplemente por pura practicidad. Democracia directa, autogestión, federalismo y todas esas palabras de caramelo.

3. Porque me dan risa las constituciones. "Derecho a una vida digna", "derecho a la vivienda", bla, bla, bla... Son bonitas palabras que no llevan a nada. El otro día un estudiante de Leyes me decía que no podía interpretar esto al pie de la letra. Que eran cosas que se ponían más que nada por obligación. ¿Acaso la constitución española garantiza realmente estos derechos? Yo he visto gente sin casa. He visto gente malvivir. Y los inmigrantes ¿qué? ¿Esos no tienen los mismos derechos? ¿Por qué? ¿Porque nacieron en otro lugar? Además la sacrosanta consti (que es intocable porque son las reglas del juego democrático) no es más que una rémora para cualquier tipo de progreso en el modelo de estado.

4. Porque en lo referente a temas sociales y medioambientales solo se dicen vaguedades, mientras que en temas económicos y militares queda todo atado y bien atado. Unos estados competitivos, investigación militar, derecho a intervenciones en terceros países, armas, guerra y muerte. En fin, la Europa del Capital y la Guerra como la llaman unos locos exaltados extremoizquierdistas. Ya les vale a estos jipis.

Bueno, vaya rollo, me he aburrido a mi mismo. Espero al menos ser vuestro referente a la hora de introducir el papel en la urna y, ¿por qué no?, en el resto de ámbitos de la vida.