domingo, abril 08, 2012

Más econopoemas


estos econopoemas son mi patriótica aportación para aplacar la actual furia de los Mercados.

ladrillo

si pudieran comerse los ladrillos
otro gallo cantaría

iríamos al campo
a mitad de los desiertos
a lugares protegidos en las costas
y hallaríamos ciudades enteras
en silencio abandonadas
deliciosas
y repletas de alimento

 dios

soy uno y trino
pío, pío, pío

 despacho

(exterior/día: primavera)

estaba recogiendo florecillas
sobre las verdes las praderas
bajo un sol esplendoroso
yendo a brincos

de pronto
he tenido un presagio sombrío,
me he preguntado:

(interior/noche: despacho, piso 22, vistas a un skyline constelado)

¿en qué oscuro despacho estarán decidiendo mi destino?


planning

encontrar una vacuna contra el sida
escribir un manifiesto contra los parquímetros
diseñar un saneamiento para los países pobres
llevar a los tribunales a una gran corporación
planear un bombardeo en el desierto
urdir planes para la dominación mundial
hacer footing por el parque

(está lleno el parque últimamente)

todos los días son domingo por la tarde
cuando no tienes trabajo


negocio

voy a vender mi alma
en el cash converters


 becario

a la piel le cuesta
segregar una gota más.
el sol vertical
pesa en los hombros
como un yugo.
el viento sabe a sal.

por entre las hileras de ordenadores
ocupados por becarios
camina un hombre gordo,
calvo y sin camisa,
golpea un gran tambor
con una maza,
con la otra mano
húmeda
chasquea el látigo.

¡remad!
¡remad!
¡remad!

espartaco levanta la cabeza
de la hoja de cálculo de excel
y mira pensativo,
al otro lado del mar,
las áridas costas de sicilia

algún día formaremos un ejército:
tomaremos wall street