martes, enero 25, 2005

La Ola de Biruji

Esos tipos que se asoman desde la pantalla del televisor llevan asustando a la población con la ola de frío unos cuantos días. Hoy era el día D y nos hemos levantado verdaderamente acojonados. Estaba tomando un coffee en el salón y Yoli ha aparecido muy nerviosa preguntándome por la temperatura. Pusimos el informativo de la mañana y nos dijeron que 5º en Madrid, así que me he puesto el borreguillo y la bufanda rojinegra. He ido a mi empresa de traficantes de personas y he cobrado mi finiquito por los servicios prestados a Greenpeace durante la última campaña, recibir un cheque tan sabroso me ha puesto contento. Luego me he venido a la facultad y al salir del metro en Ciudad Universitaria me he topado con unas azafatas muy modernas moviéndose al ritmo de música de baile y ofreciendo esa bebida energética, Burn, a los transeúntes. Después de todo el puto findesemana metido en agujeros de dudosa reputación rodeado de putas y travestis (tres visitas en tres días al Babylon, sexshop/after hours) pensé que aquella visión se trataba de un deja vu o un flashback provocado por el exceso de drogas. Bueno, al menos me han regalado una camiseta, servirá para abrigarme contra este tsunami de frío. Aunque yo preferiría llamarlo ola friski o de biruji, para quitarle hierro al asunto.